lunes, 14 de marzo de 2011

ECOLOGÍA Y LUCHA POLÍTICA: Las Represas en la Patagonia Chilena




Por Héctor Kol

Para Coordinadora Anticapitalista Conosur
Espacio Fábrica, Valparaíso, Chile
13 de Marzo, 2011

(DIAPO 1)
En el ranking mundial de millonarios que elabora la revista FORBES, tres chilenos han aparecido (hasta ahora) en los últimos años.

Como se aprecia en la diapositiva, la Revista FORBES señaló que en el año 2004 las fortunas personales de los tres chilenos que aparecen en esta Diapositiva, se duplicaron. Es decir, en apenas 365 días, se hicieron doblemente más ricos.

Las cifras, como se aprecia, están expresadas en dólares estadounidenses, pero si se hace una conversión a pesos chilenos, nos encontramos con la sorpresa que en el año 2003, Luksic ganó $ 3 mil millones DIARIOS, Matte unos $ 2.800 millones DIARIOS y Angelini unos $ 2.200 millones, también cada día de este periodo.

Y durante los gobiernos de la Concertación, esas fortunas siguieron creciendo: al momento de la muerte de Anacleto Angelini, en el año 2007, se estima que su fortuna personal era de unos US$ 7 mil millones.

Ahora bien, dos cosas deben destacarse de este Cuadro de la DIAPO 1. En primer lugar, que estos tres chilenos presidían Grupos Económicos con el fuerte de sus inversiones EN CHILE y en segundo lugar, que sus mayores ganancias las obtienen de sus inversiones en la explotación DE RECURSOS NATURALES: Minería, en el caso de Luksic; industria forestal, en el caso de Matte y Pesca e Industria Forestal, en el caso de Angelini.

En síntesis, lo que indica la DIAPO 1 es que estos tres hombres supieron aprovechar, al igual que las transnacionales, todos los mecanismos tributarios, económicos, laborales y ambientales que el Estado chileno ofrece al Capital Privado para que se originen fortunas como las que en este Cuadro aparecen.




Chile es un Estado Capitalista Neo-liberal, el más neo-liberal del mundo, donde no existe restricción alguna para que se generen estas fortunas y si ellas son el resultado de la explotación de recursos naturales, entonces es lógico que suceda lo que está sucediendo: que el país sea destruido desde Arica a Tierra del Fuego, pues esa condición no sólo es necesaria para que se generen fortunas como estas, sino porque el país vive de eso,  de destruir la Naturaleza, tal como lo hace el resto del Tercer Mundo.

A pesar de la evidencia, en Chile rara vez se relaciona a la existencia del Estado Capitalista con los eventos de destrucción ambiental. En Chile hay un “desaparecido” más: la Cumbre de los Pueblos por el Cambio Climático, celebrada en Cochabamba, Bolivia, en el año 2010, de la que nadie habla y de la que muy pocos publican, como si ese evento hubiera sido algo más que otro carnaval.

Sin embargo, en Cochabamba 2010 se consagró, en un trabajo colectivo de miles de personas, una tesis que aparecía aislada en los textos de muy pocos de nosotros, de los que buscamos las raíces políticas de la destrucción de territorios y culturas de las que todos somos testigos. En Cochabamba, se apuntó al enemigo real de los Pueblos y de la Naturaleza: al Capitalismo.

DIAPO 2.- Cochabamba
En este párrafo del informe del Grupo de Trabajo 1, se señala lo que es la “obsesión fatal” de países tan tercermundistas como el nuestro y gobernados por ignorantes tan penosos como los que nos han gobernado en los últimos 37 años: la obsesión por el Crecimiento Económico, del que se derivarían los “ingresos” que nos impulsarían al “desarrollo” para que los habitantes de estos países empobrecidos puedan tener su propio “american way of life”…

Este “crecimiento económico” no es sino la transformación de la Naturaleza en bienes de consumo. Es decir, mientras más se transforma la Naturaleza (y se consume)…más se crece…y más cercano está el “desarrollo”. Para rematar esta idea, el crecimiento económico debe ser infinito, porque de él depende la sobrevivencia del “desarrollo”, esto es, el flujo de capitales que permite financiar un determinado estándar de vida.

Como bien se indicó en Cochabamba (y desde hace 40 años, en los mismos países capitalistas) “crecer” infinitamente dentro de un planeta finito, es otra forma de morir. Inevitablemente, a tasas infinitas de transformación de la Naturaleza, esta terminará por desaparecer si las tasas de extracción de materiales (como efectivamente ocurre) es superior a las tasas de renovación y las tasas de producción de desechos (como también ocurre) son superiores a las tasas de absorción y/o reciclaje propias de la Naturaleza.
El mundo o más bien “los mercados” ya se dieron cuenta de ello y por eso se han intentado establecer ciertas reglas mínimas de explotación de la Naturaleza y/o de eliminación de desechos, para tratar de ajustar el “crecimiento” a las posibilidades reales del planeta para recuperarse de cada una de las intervenciones productivas que experimenta. Ciertamente, no hay éxitos notables que mostrar en esas reglas porque siempre se termina imponiendo el afán de lucro y la ignorancia.

Los Gobernantes de los países del Tercer Mundo, como nuestro país, pueden dar clases magistrales sobre aquello:

DIAPO 3.- Capitán Planeta
Por alguna razón, al destino no le bastan las vergüenzas que nos hacen pasar nuestros Gobernantes internamente, sino que estas TAMBIÉN son exportadas. En el marco de las negociaciones entre Chile y EEUU para la firma de  un Acuerdo Comercial, quien ocuparía más tarde el cargo de Capitán Planeta en la ONU, el Al Gore “sudaca”, emitió en Canadá esta frase para el bronce:

... Cuando en Estados Unidos construían un ferrocarril porque había que llegar al Oeste, no hacían estudios de impacto ambiental....

Ricardo Lagos, Presidente de Chile. III Cumbre de las Américas, Quebec, Canadá, Abril, 2001 (Agencia EFE, 21 de Abril, 2001)

 Y el sujeto en cuestión no se detuvo ahí, sino que amenazó al mundo con no dejarse ROBAR si le imponían medidas de protección ambiental mínimas para la producción de sus exportaciones. Nos imaginamos el terror que debe haber dominado a la bolsa de metales de Londres, donde se vende el cobre, el oro, la plata y el litio chilenos que roban las transnacionales sin pagar un peso de impuesto por eso.

Pero el Capitán Planeta no estaba solo entonces, sino que tenía su propio “Robin” puesto en el honorable cargo de Negociador del Acuerdo Comercial Chile-EEUU, quien le había allanado el camino a su Jefe para que este instalara en las actas de la filosofía occidental moderna la frase interpretativa de la historia norteamericana: 

DIAPO 4.- Robin
“…¿Se le puede pedir a  Chile los mismos estándares de protección (ambiental)  que a Estados Unidos, un país que tiene 6 veces nuestro ingreso per cápita?... Es irreal. Nuestro país debe ir mejorando, pero dentro de nuestras capacidades. No se trata de eludir responsabilidades, sino de reconocer realidades.

Esto tiene que estar consagrado en el texto (del TLC) para que las exigencias (ambientales) no se transformen en ‘barreras verdes’…”

Heraldo Muñoz, Subsecretario de Relaciones Exteriores y Jefe Equipo Negociador Tratado de Libre Comercio Chile- EEUU. Diario “El Mercurio”, 11 de Febrero del año 2001.

En Chile se opera con esa obsesión por el “crecimiento económico” es decir, por la transformación de recursos naturales en bienes de consumo, sacando del mar, de la tierra y de las aguas, todo lo que se pueda y a las mayores tasas posibles, independientemente de si quienes hacen esa extracción son empresas estatales o privadas.

Y aquí quiero poner el mayor énfasis: que la vieja discusión acerca de la “propiedad de los medios de producción” que sigue planteando la Izquierda tradicional es una discusión OBSOLETA, que no responde a la realidad planetaria que ahora conocemos. Desde la perspectiva de un bosque nativo, por ejemplo, da lo mismo si el aserradero que acaba con él es de “propiedad colectiva” (estatal) o de “propiedad privada”…El bosque desaparece de todas maneras.

Por desgracia, se sigue debatiendo en torno a la Naturaleza en relación a si la destrucción la debe comandar “el Pueblo” o la “iniciativa privada” y acerca de las fórmulas para una mejor “distribución del ingreso”. Es decir, si la depredación debe ser “estatal” o “privada” y de cómo distribuir el producto de esa destrucción, cómo repartir mejor las ganancias a obtener por la mina Pascua-Lama, por ejemplo. Nunca se discute el origen (y las consecuencias) de ese “ingreso” que se debe repartir más equitativamente.

Esa es, quizás, una de las mayores tragedias políticas que está viviendo este país: que no exista discurso o programa político alguno que no considere, para su materialización, seguir depredando a este país incluso con los chilenos adentro. El tema ambiental es otro  “desaparecido” en el discurso político de la Izquierda tradicional y de las organizaciones o colectivos que se definen como anti-capitalistas.

En consecuencia, quien Gobierne este país seguirá el plan ya trazado: se seguirá depredando el territorio para tener “más y mejores hospitales”, “más y mejor educación”, “más y más dignos empleos”. El Plan de Destrucción aún no es puesto siquiera en entredicho.

La Minería: un caso emblemático.

La minería es la principal actividad económica de este país y sobre lo que se discute es acerca de la propiedad de los yacimientos, esto es, si deben estar en manos del Estado o si deben mantenerse los incentivos a la inversión privada (principalmente transnacional) para su explotación. Por supuesto, también se discute acerca de planes para la mejor distribución de las “ganancias” que la minería genera.
Evidentemente, estoy en completo desacuerdo en que las transnacionales nos sigan robando, pero también que nos sigan envenenando y destrozando el país y sus comunidades vivas. Estoy de acuerdo, por supuesto, en la recuperación de los recursos mineros, pero también estoy consciente de que bajo ESTE Estado, el Estado Capitalista Neo-liberal chileno, fundamentado en la Constitución Política de Pinochet, la explotación minera estatal seguirá siendo tan tóxica y destructiva como lo ha sido la minería transnacional y que para el problema que enfrentamos resulta absolutamente secundario de quién son los recursos mineros: el problema principal NO ES la propiedad de los medios de producción….el VERDADERO problema hoy ES LA FORMA DE PRODUCIR.

Y esa forma de producir destructiva deviene, hoy, de la existencia del Estado Capitalista que tenemos, que ha permitido y ha fomentado que la minería en Chile se haya convertido, en manos estatales o privadas, en un arma de destrucción masiva.

DIAPO 5.- Laguna CEJAR
Estas fotografías fueron tomadas en el marco de la filmación del documental “El Cazador de Agua” de CEIBO Producciones y corresponden al sector Laguna Cejar, cerca de Toconao, en el Salar de Atacama de la II Región del país.

Son las aguas vestigiales de la Gran Laguna de Cejar, condenada a desaparecer en los próximos dos o tres años por la ampliación de la producción de SOQUIMICH (SQM) que explota las sales ricas en potasio y litio del Salar de Atacama. Nada puede impedir que SQM acabe con este hábitat y aseste un golpe mortal a la cultura atacameña  asentada a los pies de los volcanes Lascar y Licancabur. SQM tiene un valor comercial…la cultura atacameña NO. Tampoco lo tenían los pieles rojas del Lejano Oeste norteamericano…el Ferrocarril SI lo tenía….

DIAPO 6 a, b - Mapa minería III R
Más al sur, en la III Región, una multitud de empresas mineras se han establecido principalmente en virtud de las disposiciones del tratado Comercial con Canadá, firmado en el año 1997.

Como muestran los mapas siguientes (que corresponden a una serie de cuatro mapas donde se han posicionado aproximadamente los yacimientos declarados al año 2002) la minería transnacional se adueñó del territorio regional, donde nuestro principal representante es la División Salvador de CODELCO-Chile, una empresa del Estado, es decir, de “todos los chilenos”.





DIAPO 7.- Ba. Chañaral
Durante 40 años y hasta 1975, la división El Salvador descargó sus relaves tóxicos en la Bahía de Chañaral usando como “ducto” al Río Salado, hasta embancar toda la bahía dada la acumulación de 350 millones de toneladas de desechos de la explotación minera. Lo que ven en estas diapositivas no es una playa: es relave minero depositado allí por la Mina El Salvador.

DIAPO 8.- Mar verde
Segundo tras segundo, el mar lava este relave y es posible detectar la espuma verde que dejan las olas sobre esta playa de relaves. En este mar, la gente se baña y los pescadores extraen moluscos para el consumo humano.

En este mar, el Capitán Planeta, ya investido como Presidente de la República en el año 2003,  se zambulló para demostrar que la Bahía de Chañaral estaba descontaminada, dando inicio a una operación de encubrimiento de este crimen ambiental cometido en una localidad donde viven 17 mil personas.

DIAPO 9.- Piscinas en Chañaral
Entre las acciones de encubrimiento, se cuenta la construcción de estas piscinas cercanas a la playa, destinadas a la recreación de niños y adultos y alimentadas por un flujo continuo de agua de mar…del mar que baña el relave de Chañaral. Durante 4 años, estas piscinas funcionaron bajo el auspicio del Alcalde de Chañaral, aún en su cargo.

DIAPO 10.- Río Salado
En 1975, el Río Salado fue desviado hacia el norte de Chañaral como parte de las medidas de descontaminación de la Bahía. Por allí desemboca en el mar, a unos 10 kilómetros al sur del Parque Nacional Pan de Azúcar, descargando en este las aguas residuales de un embalse construido por la División El Salvador para evitar la contaminación del mar.

DIAPO 11.- Clip
En este clip se muestra el punto de descarga del Río Salado, flanqueado por una verdosa ribera que, sin embargo, no es césped ni líquenes o musgos, sino acumulación de desechos mineros, como pueden ustedes apreciar en este clip tomado en Marzo del 2011.

La Minería estatal y la Minería privada son otra forma de morir. No son distintas la una de la otra y así como CODELCO-Chile liquida a la comunidad de Chañaral, Minera Los Pelambres (del Grupo Luksic) hace lo propio con la Comunidad de Caimanes, a 40 kilómetros al Este de Los Vilos en la Cuarta Región del país.


DIAPO 12.- Caimanes letrero
 Minera Los Pelambres, del grupo Luksic, construyó (cumpliendo, obviamente las normas ambientales propias de nuestra “realidad”) un embalse para acumular sus relaves en el Valle del Pupío, a 9 kilómetros aguas arriba de Caimanes, pulverizando la estructura social comunitaria y contaminando las aguas que beben sus 1700 habitantes.

DIAPO 13.- Conejos
Unos 3 kilómetros aguas debajo de Caimanes, manos piadosas colocaron estos letreros para advertir a los “cazadores” de la presencia de CONEJOS CONTAMINADOS en un sector donde se extrae agua…¿contaminados con qué?....

Hidroaysén: para mantener la destrucción

Para que estas desgracias y tragedias ambientales continúen “creciendo” en aras del “desarrollo” y del progreso, no sólo se necesita el agua que mantenía viva a las comunidades como las de Toconao o la de Caimanes (IV Región) sino energía. La depredación no puede mantenerse y “crecer” sin esas materias primas.

HIDROAYSÉN, el proyecto hidroeléctrico a ejecutarse en la Patagonia chilena, es la principal fuente de energía que requiere el Plan Maestro de Destrucción del Norte Grande chileno y de al menos 2.300 kilómetros de territorio por donde se levantarán las torres de alta tensión que llevarán la energía proveniente de las 5 represas que pretenden construir sobre los ríos Pascua y Baker, en la Región de Aysén.

DIAPO 13.- trazado
Como ven en este mapa, las torres que llevarán la energía producida por HIDROAYSÉN atraviesan 9 Regiones y decenas de comunas entre Cochrane (XI R) y Santiago, donde se inyectará la electricidad al Sistema Interconectado que alimenta a la Gran Minería del Norte.

Es decir, este tema de HIDROAYSÉN no sólo involucra a los habitantes de la Patagonia, sino a más de la mitad del país y esa mitad del país es la que debe estar en primera fila para impedir no sólo la destrucción de la Patagonia, sino del resto del país.

Esa resistencia, como lo señala la propaganda informativa de la Coordinadora Anticapitalista Conosur, debe ser POLÍTICA, apuntando directamente al Sistema que permite que este tipo de tragedias ocurran, subsidiando incluso las inversiones, facilitando la depredación y poniendo a disposición de los inversionistas todo el aparato estatal, incluida la represión.

HIDROAYSÉN es sólo un ejemplo, una muestra de lo que el Estado chileno es capaz de hacer para proteger al 20% más rico de su población (que vive donde NO se construyen represas ni se explotan minerales) y al inversionista privado. Detener HIDROAYSÉN no basta, nacionalizar el cobre tampoco….Lo necesario, el gran desafío, es acabar con el Modelo de Crecimiento Económico amparado por el Estado capitalista Neo-liberal chileno, sus Presidentes, sus Parlamentarios, sus Tribunales, sus Policías y casi todos sus Partidos y Movimientos Políticos.

Porque HIDROAYSÉN, Pelambres, CODELCO-Chile División Salvador han sido posibles porque hubo una decisión política detrás de la ejecución o aprobación de cada uno de esos proyectos. Las termoeléctricas Castilla y Campiche, entre otras, también son el resultado de una decisión política: la decisión de profundizar el Modelo económico y de mantenerlo a pesar de que implique la destrucción del territorio y de las comunidades que lo habitan.

La conclusión es bastante simple: si el problema ambiental o ecológico es político, entonces la resistencia y la respuesta a este debe ser política, programada, en ascenso y liberada de todos los estereotipos que han hecho, de cada denuncia y de cada acción en contra de la depredación, una acción fracasada. A mí me parece del todo evidente que disfrazarnos de pingüinos, de ballenas o lobos marinos, para integrar una marcha que culmina siempre en la entrega de una carta a alguna autoridad que ya votó a favor de la depredación, es sumamente ineficiente.

Igualmente evidente me parece que seguir marginándonos de las luchas políticas, es dejarles servido el plato a los depredadores para que hagan con todos nosotros y con este territorio, lo que se les venga en gana, como ha venido ocurriendo en los últimos 20 años. Nadie puede “marginarse” voluntariamente del consumo de agua potable contaminada con metales pesados; nadie puede ponerse “en la vereda de enfrente” si encima tiene un agujero en la capa de ozono.

La lucha ecológica es una lucha política contra una decisión política y en este país, quizás más que en ningún otro, la lucha es esencialmente anti-capitalista. Y también es una lucha contra el tiempo.

El Estado Chileno, merced a Acuerdos Comerciales, a represión y a control de los medios de comunicación, ya ha tomado la decisión de deshacerse del 80% de nosotros y en el más breve plazo. Ya Caimanes es inhabitable, como antes lo fue Quillagua por acción de CODELCO-Chuquicamata y lo es Chañaral desde hace 40 años, probablemente. Igualmente inhabitable es posiblemente Coronel y sus 5 centrales termoeléctricas ya materializadas y/o en construcción, como es también inhabitable el Mar interior de Chiloé, destruido por acción del “chiche” de la Concertación de Partidos por la Democracia, la Industria Salmonera.

No podemos seguir permitiendo que en el Congreso Nacional se enquisten parlamentarios que representan no a los pueblos, sino a los Grupos Económicos. No podemos seguir permitiendo que en los Municipios se instalen alcaldes y concejales corruptos que construyen piscinas para que los niños se bañen en aguas de relaves mineros. No podemos tolerar Presidentes, Ministros, SEREMIS o Jefes de Servicios Públicos que reciben un sueldo pagado por todos mientras trabajan para cada uno de los depredadores y sus empresas o que actúan presionados por los Embajadores de EEUU o los primeros Ministros de Canadá.

Ese ha sido un gran error que hemos cometido y que debemos comenzar a remediar lo antes posible. La Campaña Anticapitalista contra las represas de HIDROAYSÉN puede ser un ensayo exitoso, un intento, pero de ahora en adelante, cada intento debe ser exitoso, no porque juntamos miles de firmas o de personas en las calles, sino porque paramos los proyectos destructivos.

El éxito de esta lucha política no debe medirse en cantidad de personas disfrazadas o de planillas de firmas llenadas, sino en cantidad de proyectos destructivos que hemos sido capaces de detener.

Ese es el desafío. Hacia ese primer objetivo debemos apuntar, como paso previo a la erradicación del Capitalismo desde nuestros territorios, desde nuestras oficinas públicas, desde nuestros municipios y de nuestro Parlamento. Y debemos empezar con esta tarea trabajando, estudiando, informando y movilizando hasta conseguir la anulación de la principal iniciativa productiva que necesita el Modelo Económico hoy: las represas de HIDROAYSÉN en la Patagonia Chilena.

Cómo lo vamos a hacer, que sea materia de las preguntas y respuestas que se den a continuación.

Muchas gracias

Héctor Kol
Marzo 2011.




miércoles, 9 de marzo de 2011

la guitarra!

la tengo desde chiquita de mis epocas de farra
culpa del metabolismo me entro a crecer mi guitarra
las guitarras se sostienen del cuello con un colgante, pero esta sigue creciendo y no ha cogote que aguante!